miércoles, 15 de junio de 2011

EXUDADO VAGINAL EN ADOLESCENTE VIRGEN

Cuando la mujer llega a tener influencia estrogénica, se establece una flora bacteriológica con predominio del lactobacilo de Doberlein que tiene por objeto crear un medio ácido de depuración que impide la colonización de la flora saprofita o patógena si ésta llega en poca cantidad y su patogenicidad es muy manifiesta.

La flora denominada tipo I se caracteriza por tener un bacilo de Doberlein dominante con ausencia de otras bacterias y sin reacción leucocitaria, el pH es bastante ácido y oscila entre 3 y 4.

Cuando el bacilo de Doberlein es escaso, el pH sube un poco, se encuentra entre 4 y 5.5, hay flora bacteriana saprofita en regular cantidad y la reacción leucocitaria es escasa.

Cuando el bacilo de Doberlein ausente, el pH se encuentra entre 5.5 y 6.5, con abundante flora bacteriana asociada y la reacción leucocitaria se manifiesta. La modificación de la flora que tenga cierta receptibilidad no solo a los agentes bacteriológicos sino también parasitológicos, por lo que es factible encontrar trichomonas y monililias.

Estudio microscópico:

Debe estar encaminado a descartar flora bacteriana patógena, como la Neisseria gonorrhoeae, causante de la gonorrea, y evaluar el tipo de flora predominante con el hallazgo del bacilo de Doberlein y los cambios que él ocasiona.

Se debe complementar la investigación de Trichomonas y Cándida Albicans. Son bastantes frecuentes los exudados vaginales persistentes e irregulares en su sintomatología, ocasionados por la modificación del tipo de flora y baja o nula depuración vaginal.

Cultivo:

Cuando el exudado es muy persistente y no se encuentra una flora específica que aclare la sintomatología, se debe recurrir al cultivo, donde es posible aislar, Streptococcus beta hemolítica de los grupos “B” y “D”, Haemophylus Vaginalis, flora coliforme, Proteus, Pseudomonas, Salmonellas y formas intermedias de Escherichia coli, algunas veces discutibles en cuanto a etiología, encontrándose mejorías pasajeras y a veces definitivas con los antibióticos que indica el antibiograma, siempre y cuando no exista alteración en el pH vaginal, ocasionado por la presencia o no del bacilo de Doberlein.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada